martes 17 DE octubre, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

Sigue creciendo

lunes 18 DE septiembre, 2017
Por Mariana Rodriguez Vimo

En un partido con pocas emociones, pero con un lindo marco de público y en una mañana primaveral, Vélez logró traerse un punto de Córdoba. Si bien no es de mi gusto festejar empates, hay que reconocer que el punto sirve y que a pesar de lo pobre del juego se pueden rescatar muchas cosas positivas, pero lo fundamental, es que el equipo sigue creciendo, sigue sumando rodaje y buscando consolidarse. ¿El punto sirve?, sí. No hay que olvidarse que la premisa fundamental de este campeonato es sumar puntos y seguir acumulando para la tabla de abajo. La de arriba, que ahora nos encuentra en la segunda posición con siete puntos, será una consecuencia inevitable del éxito en la otra, que obviamente es la que más importa.

Puntos para rescatar, varios: como manifesté en el párrafo anterior, sumar es muy importante, más de visitante y con un rival que podría habernos complicado más. Vélez logra sumar en partidos que anteriormente se perdían. Seguir afianzando la defensa con una gran nivel de Lautaro Giannetti, mostrándose seguro, concentrado y mejorando partido tras partido; y con un gran domingo de Fausto Grillo que, con la actitud de siempre, cumplió muy bien como central primero y luego como lateral izquierdo tras la expulsión de Braian Cufré. Grillo estuvo muy bien en defensa como así también, al salir jugando e intentando generar ataque. Otro dato importante es que Vélez sigue con la valla invicta, tras ser muy goleado el campeonato anterior, y lo que contribuye para consolidar la defensa que por momentos suele mostrarse como el punto débil del fortín. Buena actuación de Alan Aguerre, que continúa sumando minutos sin recibir goles. 

No se puede dejar de mencionar la mala actuación del árbitro Nicolás Lamolina, que a pesar de haber perjudicado en mayor cuantía al equipo de Liniers, tuvo un lamentable proceder en general. Tal vez el que se llevó la peor parte fue el fortín porque no cobró un claro penal sobre Maximiliano Romero y fue exagerada la roja directa de Braian Cufré. No obstante eso, el partido fue chato y con muy poca generación de juego. Vélez no pudo realizar el trabajo que se vio en los dos partidos previos. No hubo sociedades, fue bajo el rendimiento de Santiago Cáseres, Matías Vargas y Federico Andrada que casi no pudieron conectarse. Maximiliano Romero estuvo muy solo arriba y la pelota difícilmente le llegaba, pero hay que reconocerle el esfuerzo y su colaboración en defensa ya que en veces oportunidades, sacó pelotas en el área velezana.

Las situaciones más claras fueron del equipo cordobés que trataba de atacar por ambos laterales, y más aún por el costado derecho de Fabián Cubero, que con la gran actitud de siempre, fue superado en muchas oportunidades, y frente a esa situación de impotencia, pegó muchísimo, generando innumerables faltas. Cubero da muchas ventajas al ser superado en velocidad porque en varias situaciones al perder la marca, en lugar de cerrarse, se queda. Es un jugador cuando defiende y otro cuando ataca, aunque en Córdoba no pudo sobresalir como ante Atlético Tucumán el pasado viernes en el Amalfitani. Vélez sufrió por momentos, más que nada en el primer tiempo, y tuvo un partido regular en el mediocampo con un Matías Pérez Acuña de un rendimiento muy flojo en su reemplazo a Gastón Díaz. Si bien no es su posición habitual le cuesta mucho general jugadas y sumarse al ataque. Pensando en el próximo partido, tal vez el técnico deberá resolver el problema que se genera ante la lesión de Díaz. ¿Y Nicolás Tripichio? 

Otro punto para analizar fue la conformación del banco de suplentes y los cambios realizados por el técnico, a mi gusto un poco raros o desacertados. Tal vez podría haber probado con Jonatan Cristaldo en lugar de Federico Andrada, para ver si podía asociarse con Matías Vargas o arriesgar un poco más frente a la expulsión de Pablo Guiñazú en Talleres faltando diez minutos de juego, ya que desde ese momento, el rival perdió caudal de juego y podría habérselo presionado un poco más. Nos quedamos con las ganas de ver a Gonzalo Bergessio que parado frente a la línea de cal para ser el último cambio, tuvo que dejarle su lugar a Emiliano Amor, tras la expulsión de Braian Cufré.

Ahora bien, dicho todo esto, con buenas y malas, el punto sirve y mucho. Vélez cosechó en estas tres primeras fechas siete puntos de nueve posibles. Algo casi impensado en el campeonato pasado donde lo que primaba era la irregularidad. Pero a no dormirse en los laureles ni creérsela porque en definitiva, aún no se logró nada. El próximo sábado, Vélez recibirá en el Amalfitani a uno de los rivales más duros y más competitivos del campeonato, con un ataque que parece ser imbatible. Esta semana deberá ser de muchísimo trabajo, como siempre, pero puntualmente pensando en Boca y en cómo, a pesar de la diferencia de plantel, hacerle un partido que le sirva a Vélez para seguir sumando a pura táctica y estrategia. Focalizarse en el rival y sin perder la concentración en los noventa minutos adentro del campo de juego. Afuera, los hinchas, alentando y apoyando a este equipo más que nunca.

EL HINCHA OPINA