domingo 19 DE noviembre, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

FúTBOL

Uno x Uno: Tarde de terror

lunes 30 DE octubre, 2017
Por Matias Kamin

Como cada partido, Matias Kamin analiza uno por uno los jugadores de Vélez Sarsfield tras el partido, y arma el semáforo que dejó el partido con lo mejor, lo más regular y lo peor que dejaron los 90 minutos del encuentro que tuvo al Fortín como protagonista ante Gimnasia La Plata el domingo por la tarde en lo que fue la 7ma fecha de la Superliga.

Alan Aguerre 3
Gastón Díaz 3
Emiliano Amor 2
Fausto Grillo 2
Eric Jerez 4
Nicolas Tripichio 3
Nicolás Domínguez 4
Leandro Desábato 2
Matías Vargas 3
Maximiliano Romero 3
Federico Andrada 2

SEMAFORO DEL PARTIDO

ROJO
Vélez sintió el golpe de la derrota por Copa Argentina. Un equipo sin amor propio, sin sangre para renacer de las cenizas del pasado. Un apático Vélez que nunca entró en partido, que inquietó únicamente a Gimnasia con dos tiros desde fuera del área, uno de Domínguez y otro de Romero. Una jugada de peligro por tiempo. Después, la nada misma. Pases erráticos, pérdidas insólitas de balones y de marcas. Un equipo descoordinado y sin ideas. El resultado fue más que claro. Paliza en el marcador y de nuevo a Liniers con más dudas que nunca.

AMARILLO
Clarísima señal de alerta para el cuerpo técnico fue la tarde en La Plata. De Felippe en la semana había dicho que Vélez tenía futuro con estos pibes, pero el presente vuelve a ser sombrío. La única sensación de alivio es que los que están en zona de descenso juegan tan mal como nosotros y son más constantes en la derrota. Se acercan las elecciones a presidente del club y el cuerpo técnico pende de un hilo muy delgado. No encuentra respuestas. Borra jugadores y vuelven a aparecer como si fuera algo normal, como si nada hubiera pasado. Hay que volver a encontrar el rumbo pronto, para no seguir sufriendo con esa desgraciada tabla de los promedios. El prestigio y la gloria conseguidas son innegociables. Y el cuerpo técnico parece no encontrar respuestas dentro de la cancha.

VERDE
Poco y nada para destacar en una tarde en que pareciera que Vélez se disfrazó de muerto para festejar Halloween. Algo de Jerez, demostrando que puede ser un buen proyecto de marcador por izquierda. Algo de Domínguez para sentir un poquito de rebeldía ante tanta desidia. Y nada más. El equipo hizo agua  en todas las líneas. El golpe sufrido el martes pasado contra Atlético Tucumán no sirvió para demostrar el amor propio que todos esperábamos. De nuevo estamos ahí metidos en la pelea del fondo. Esa que incomoda, que molesta, que duele.  

EL HINCHA OPINA