sábado 18 DE noviembre, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

FúTBOL

Uno x Uno: No hay corazón que aguante

martes 16 DE mayo, 2017
Por Matias Kamin

Como cada partido, Matias Kamin analiza uno por uno los jugadores de Vélez Sarsfield tras el partido, y arma el semáforo que dejó el partido con lo mejor, lo más regular y lo peor que dejaron los 90 minutos del encuentro que tuvo al Fortín como protagonista ante Tigre en Liniers, por el partido correspondiente a la Fecha 24 fecha del Campeonato de Primera División del Fútbol Argentino.
 


SEMAFORO DEL PARTIDO

ROJO
Menos de quince minutos duro en cancha el Burrito Martínez. Preocupa su lesión, justo en un momento en que el Fortín necesita a sus hombres de experiencia. Y sobre todo, necesita de uno de los pocos jugadores que puede ir para adelante, dejar un par de rivales en el camino y crear algo de peligro en ataque. Baja sensible para el conjunto de Omar De Felippe de cara a la recta final del campeonato y la participación en Copa Argentina. Habrá que esperar los estudios para ver el grado de la lesión.

AMARILLO
Ya es cosa seria lo de Santiago Cáseres. Este purrete, del cual podemos contar los partidos de titular con los dedos de una mano, cada vez se nota más afianzado entre los once de Vélez. Criterioso con la pelota, siempre se muestra como primera alternativa de pase en el mediocampo. Y no solo eso, sino que hace los relevos de los defensores, metiéndose entre los dos centrales para defender y salir tocando. Emociona ver desde la tribuna las ganas que le pone a esta situación. Pidiéndola siempre, no escondiéndose ni tratando de pasar inadvertido. Si Pavone no hubiese clavado las dos pepas, seguro sería el verde de la noche.

VERDE
La fecha pasada comencé esta breve reseña con la siguiente frase sobre Pavone: “Tenía todo para convertirse en el héroe de la noche (...)”. Frente a Tigre, sin lugar a dudas, lo fue. El tanque es el alma de este equipo plagado de pibes. De los pocos que no nació futbolísticamente en Vélez, pero que parece entender el momento y sentir la camiseta como un hincha más. Las peleó todas, se tiró a trabar al piso cuando fue necesario, corrió como loco, aguantó a todos los defensores del conjunto de Victoria. Y no solo eso, sino que agarró los dos fierros calientes desde el punto penal y nos llenó a boca de gol con dos remates potentes y certeros. Gran noche del tanque, bombardeando las redes del matador, para darnos una semana de relativa tranquilidad a todos los fortineros.

EL HINCHA OPINA