domingo 23 DE abril, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

Sábado de gloria

domingo 16 DE abril, 2017
Por Mariana Rodriguez Vimo
Todos abrazan al Uruguayo. (Foto @Velez)

Coincidentemente con la festividad católica, ayer Vélez tuvo su sábado de gloria al ganarle a Olimpo y lograr su primera victoria de visitante en este campeonato. La gloria, solo queda en la importancia de haber conseguido los trascendentales tres puntos, porque en líneas generales el partido fue muy malo. Se pudieron ver dos tiempos tangencialmente opuestos, donde lo bueno que hizo Vélez en la primera parte, no lo pudo mantener en la segunda.

Los puntos más altos para destacar fueron las actuaciones de Mariano Pavone, Santiago Cáseres, Diego Zabala y Cristian Nasuti. El ayer capitán, Pavone, jugó, hizo jugar, corrió y metió mucho, volvió a tener una gran noche con respecto a la funcionalidad del equipo a pesar de no haber convertido un gol. Es uno de los que más actitud muestra, en este momento en que ese parece ser un valor perdido. Santiago Cáseres, de gran partido por la recuperación y por ponerse el equipo al hombro, metiendo pases en profundidad, jugando de primera, se lo vio muy concentrado y no parece haberle pesado la presión de la necesidad velezana. Por su parte, Diego Zabala que viene siendo muy regular en su puesto, nuevamente llegó al gol, y sigue demostrando mucho esfuerzo y actitud. Por último, destacar la actuación de Nasuti, que saca todo, da seguridad y junto con Fauso Grillo, más allá de los gritos y reclamos entre ellos, pudieron mostrar una zaga central sin tantas filtraciones. Considero que Nasuti, en su tarea de despejar y sacar cumple, el problema es su lentitud cuando sale a cortar muy lejos que suele quedar pagando.

Vélez tuvo la posibilidad de convertir más goles, pero nuevamente quedó demostrado que a este equipo le cuesta jugar cuando va ganando, tal vez por un tema de nerviosismo, de presión; sino no se explica que no hubiese convertido más teniendo dos pelotas en los palos, y una jugada de contra en la que Matías Vargas definió muy mal. El técnico deberá trabajar mucho para que el equipo pueda cuidar la victoria, logre tener más la pelota, haga un juego más inteligente, menos sacrificado desde lo físico, todas situaciones realizables con la creación de futbol, que sigue siendo algo difícil de encontrar en este plantel. Anoche, se pudo ver un poco de eso con los pases de primera entre Cáseres, Martínez, Zabala y Pavone que bajaba a colaborar.

Hubo una mejora. Los cambios en el once titular fueron fundamentales para eso, ya que se mejoró la parte ofensiva con las sociedades mencionadas en el párrafo anterior, se ordenó levemente la defensa, a pesar de un partido de Maximiliano Caire horroroso, con muchos errores, estuvo lento, torpe, uno de los peores partidos del lateral, y también hubo una mejora considerable en el mediocampo con la regularidad de Zabala y el ingreso de Cáseres. Ahí, además, se encuentran dos de los puntos flojos de este equipo: el mal partido del joven Gianluca Mancuso, que estuvo tibio y perdido todo el tiempo y la imprecisión de Jorge Correa al que se lo ve muy falto de fútbol.

No obstante eso, Vélez logró quedarse con los tres puntos. El segundo tiempo fue de mucho sufrimiento. Vélez se olvidó de atacar, de jugar, se defendió mucho. Se notó el nerviosismo porque hasta se vieron errores del mismísimo Santiago Cáseres que hasta ese momento había hecho todo bien. No pudieron contrarrestar los embates del rival, con contraataques exitosos como se hicieron en otro momento. Lo positivo, es que pudieron mantener el resultado.

Otro dato positivo a destacar fue que Vélez logró terminar este partido con la valla invicta, cosa que no ocurría desde el partido con Atlético Rafaela, hace siete fechas atrás. Esto es muy importante porque Alan Aguerre retomó la titularidad. En su momento tuvo flojas actuaciones y tal vez ese momento coincidió con la contratación de Fabián Assmann. Posiblemente los nervios le habían jugado una mala pasada al por entonces arquero de Vélez que luego de las desventuras de Assmann, recobró la titularidad. Ojala se fortalezca su confianza y se haga dueño del arco de Vélez, porque necesitamos imperiosamente seguridad en el fondo.

Vélez tuvo ayer su gloria por los tres puntos, pero aún no podemos hablar de resurrección. Para eso falta mucho, y el equipo deberá ir refrendando esta victoria, partido tras partido. Por su parte, el técnico, luego de haber dado un volantazo en, tal vez, su última chance para cambiar, deberá darse cuenta que hay jugadores que no están para jugar en la primera de Vélez y deberá invitarlos a dar un paso al costado. Ayer se pudieron ver otras alternativas, es nuevamente decisión del técnico cómo formar el equipo, pero quedó en claro que, hay jugadores que no pueden salir del mismo y otros que no pueden volver a entrar.

EL HINCHA OPINA