martes 19 DE septiembre, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

Puntazo (en este triste presente)

sábado 1 DE abril, 2017
Por Mariana Rodriguez Vimo
Leandro Desábato lucha la pelota con Walter Erviti. (Foto @Velez)

Tal vez el título pueda parecer un poco exagerado, y de hecho para mí lo es, pero tengo que valorar que Vélez necesita sumar si o si y de visitante más. Se empató un partido que a priori y con los nombres de este Independiente, se veía muy complicado. 

Puntazo. Sólo por el punto que sumamos en Avellaneda porque ¡cómo duele ver a este Vélez! y cómo cuesta entender el planteo de Omar De Felippe con un Diego Zabala más posicionado en el medio; y plantando el mismo once titular que el lunes pasado. El equipo sigue sin aparecer y que el técnico lo repita parece ser más una tozudez suya de querer morir con su idea que ser la convicción de que estos titulares pueden revertir lo hecho en las últimas fechas.

En el comienzo del partido Vélez estaba perdido. En el medio, además de Desábato aparecía Zabala como jugando un “loco” sin saber qué hacer, pero hay que reconocerle que fue uno de los mejores sólo con el hecho de su “guapeada” en el gol. Cuando la pelota le llega, intenta sacar esa garra charrúa y pelearla hasta el final. A mi entender uno de los pocos rescatables que tuvo este equipo, que por momentos parece una película de terror.

Otra vez, considero que en el gol hay responsabilidad de Fabián Assmann, porque a pesar de ser un tiro libre ejecutado con mucha categoría por Rigoni, el uno de Vélez, arma mal la barrera, pone un jugador en el primer palo, el mismo que él también cubría y deja medio arco al descubierto. Además no tiene reacción, no salta; ello sumado a que durante el partido, tuvo las mismas intermitencias ya mencionadas con respecto a salir a cortar o quedarse cuando viene una pelota al arco de Vélez. Muy flojito. Sigue sin tener la personalidad ni la prestancia necesaria para estar en el arco en este momento complicado de Vélez.

Seguramente algunos dirán que a Alan Aguerre, el técnico lo sacó por lo mismo. No sé si los otros tres arqueros que integran el plantel profesional (Aguerre, Figueroa y Yordan) pueden darle hoy al arco de Vélez algo mejor, pero es muy probable que Assmann se vaya a mitad de año, entonces me pregunto ¿por qué no forjar y darle ruedo a un hombre del club?  

Siguiendo con los puntos más bajos de este Vélez que visitó Avellaneda encontramos a la defensa, a Leandro Desábato y a Héctor Canteros. De la última línea, los peores fueron Fabián Cubero y Maximiliano Caire; partido regular de Braian Cufré y Cristian Nasuti que fue el mejorcito, tuvo un partido correcto, y despejó todo pero su punto en contra es la lentitud. Entre el arquero y la línea de cuatro, sigue sin verse un patrón que pegue un grito y que ordene.

El medio de Vélez es una nebulosa. El partido de Desábato fue muy flojo. Se corrió todo y más, pero estuvo totalmente impreciso a la hora de dar los pases, ya que iban todos al rival. Recuperaba y entregaba mal. Mucho correr, pero no cumplió. Está muy solo en el mediocampo y más para partidos de visitante donde mal que nos pese, tenemos que cuidar el punto. De Felippe deberá encontrarle un socio o resolver algo ahí. Sumado a eso, Héctor Canteros con su displicencia característica; te hace una de lujo y luego va “gateando” a patear un corner. Un poco de sangre en las venas, por favor. Nadie va a discutir su calidad, pero en este momento necesitamos jugadores comprometidos y no líricos que te tiran lujos como si todos los partidos estuviésemos ganando por goleada.

Hay que destacar a Juan Manuel Martínez que muestra mucha actitud, pero que denota que el físico no lo acompaña. Corre mucho, colabora pero luego tiene que recuperar. Cumplió con su gol. Eso necesitamos de él, que esté en el lugar y momento justo.  Martínez, sumado a Zabala, a pesar de su rara posición en el esquema táctico, lo mejorcito de Vélez.

Mención para el árbitro que no cobró un penal clarísimo para Vélez que debió haber sido además expulsión del jugador rival porque ya tenía tarjeta amarilla. Pero ojo, que el árbol no nos tape el bosque porque Vélez no pierde los partidos por los árbitros, los pierde solo y en ese malestar y nerviosismo en que al equipo no le sale una, están los errores arbitrales que nos juegan en contra.

Vélez sumó en Avellaneda y es lo más valorable. Tal vez pudo haberle robado los tres puntos al rojo, pero todo mérito del equipo rival que se quedó mucho y mostró un juego deslucido a pesar de los nombres y de tener en el banco a un técnico como Holan. Independiente permitió que el fortín juegue e intente un poco más pero este equipo no juega a nada, y se dio la ecuación perfecta para firmar el empate.

El punto costó caro, porque Vélez acumuló muchas tarjetas amarillas. Cinco jugadores amonestados: Caire, Cubero, Nasuti, Canteros y Desábato. Cubero, llegó a la décima y se perdería el partido de Boca aunque Vélez intentará pedir el Artículo 225 por el lesionado Santiago Cáseres. El técnico tiene una nueva oportunidad para meter mano y probar algo diferente. Nosotros, resignados, acompañaremos el próximo domingo en el Amalfitani a nuestro equipo porque está más que claro que lo que importa y bancamos son los colores.

EL HINCHA OPINA