sábado 27 DE mayo, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

Pretemporada Agridulce

viernes 3 DE marzo, 2017
Por Mariana Rodriguez Vimo
Omar De Felippe solo se tuvo que conformar con la llegada de Juan Manuel Martínez. (Foto @Velez)

Arrancó marzo, y aún estamos con la incertidumbre de cuándo será el comienzo del torneo. Si, incertidumbre, porque si bien todo indicaba que el primer fin de semana de este mes, se retomaría el campeonato, aún estamos en veremos. En esta Argentina, con esta AFA, y con este fútbol, en sentido amplio, viciado, nunca está dicha la última palabra y cuando parecen arreglarse algunas cuestiones, se desarreglan otras que nuevamente hacen frenar todo. En este marco, en ese contexto, estamos nosotros sufriendo una prolongada abstinencia.

Sentimientos encontrados frente a esa abstinencia tenemos los hinchas de Vélez. Nos morimos de ganas de ir a la cancha, de alentar nuestros colores, de ver a nuestro equipo pero también sabemos que será un campeonato durísimo, el mayor reto de nuestra historia para salir de esa difícil situación de la tabla de promedios que puede condenarnos al descenso. Amor y nervios, sensación agridulce en el medio de esta interminable pretemporada que no le vino mal a nuestro plantel, ya que el técnico tuvo más que suficiente tiempo para trabajar, conocer a los jugadores, amalgamar el juego, crear sociedades, armar y diseñar el equipo. Ojala hayan podido capitalizar ese exceso de tiempo y en el primer partido de esta segunda etapa, muestren, aunque no hayan sido muchos los cambios, un Vélez renovado.

Al margen de eso, no todo fue color de rosa en este intervalo. Lamentablemente las cosas más notorias en estos dos meses fueron conflictos. Lejos de ser noticia por victorias, campeonatos, o por ser una gran institución, en este último tiempo Vélez lo fue por escándalos.

Lo primero a destacar sería la “no noticia”, por la no llegada del segundo refuerzo. Otra pretemporada más y van… muchas. Los refuerzos llegan casi con el campeonato empezado o en la última semana. De nada sirvió la fecha límite impuesta por Omar De Felippe para el 10 de enero pasado, porque el segundo refuerzo nunca llegó; y el primero, Juan Manuel Martínez, llegado ya hace un tiempo no está diez puntos para arrancar contra Estudiantes. Los dirigentes no vienen con buen hándicap en la elección de refuerzos. No se duda del trabajo que realizan pero en el último tiempo, y a la vista de las contrataciones que se realizaron en este mandato no demostraron estar a la altura de las circunstancias. Esta pretemporada no fue la excepción ya que se esperaba un esfuerzo mayor y que llegaran los refuerzos necesarios para pelear por los logros deportivos. Aún, están en deuda.

Concatenado al tema del segundo refuerzo, viene el segundo escándalo a remarcar y del que mucho ya se habló: La novela del “burrito” Martínez. Creo que hubo equivocaciones de ambos lados, tanto de nuestros dirigentes, como del jugador. Lo que quiero destacar acá es que mi concepto de “ayuda” es muy distinto al de él. Entiendo que es su trabajo y que vive de esto. Que hable claro, y pida lo que él cree merecer, pero que no se llene la boca hablando de “ayuda”. Ayudar es otra cosa. Ahora bien, ya incorporado, le deseo lo mejor sin rencores porque lo mejor para él será lo mejor para nuestro Vélez. Necesitábamos un refuerzo de jerarquía y Martínez es lo más cercano a eso que tenemos. Se le exigirá que deje todo, que demuestre en la cancha lo que puede hacer para sacar a este equipo adelante, tirar todos para el mismo lado y alejarnos del tan temido descenso.

Y por último, en este breve y subjetivo resumen de la pretemporada, está el evento de Héctor Canteros. Los que creíamos ingenuamente que se había acabado el puterío y los boliches en Vélez, que se había hecho limpieza, que venían tiempos de calma, saltamos de la cama una mañana con la noticia de su altercado a la salida de INK. ¡Vaya sorpresa! Porque no es uno de los jugadores novatos, sino un jugador experimentado y al que se lo cree profesional. Acá se me genera otro conflicto con el concepto de profesionalismo. Ser jugador de fútbol no es un juego y los jugadores deberían saber el esfuerzo que conlleva una profesión así. El Jugador profesional es jugador o debe serlo las 24 horas del día. Entiendo que pueden divertirse, salir, disfrutar; pero hay lugares y momentos. Me pregunto ¿qué hacía un jugador “profesional” de fútbol lesionado a las 6 AM saliendo de un boliche en lugar de descansar y lograr una pronta recuperación? No queremos sus disculpas, queremos que rinda en la cancha y demuestre que es consciente de lo que Vélez se juega este semestre.

Resumiendo estos tres eventos podría concluirse que Vélez necesita que dirigentes y jugadores tomen conciencia del lugar en el que estamos y que tienen por delante el semestre más importante en la vida futbolística del club. Sumo también al técnico que ya hizo un amague en una conferencia de prensa al deslizar que no sabía si tendría la fuerza necesaria para seguir. Cada uno es responsable del lugar que decidió ocupar, debe hacerse cargo de ello y hacer lo imposible para salir a flote. Nada de tibiezas, hombres decididos, con la frente alta, guerreros. Eso necesitamos hoy.

No crean que me olvidé de los socios e hinchas, de nosotros. También tenemos un papel fundamental en esta patriada. No me voy a cansar de repetirlo, en cada lugar en donde pueda expresarme. Este año tenemos dos cosas fundamentales por hacer: primero, que el Amalfitani reviente. Ahora más que nunca hay que dejar las excusas de lado e ir a la cancha. Y el otro rol, será la participación de todos en las próximas elecciones. El club es nuestro y para quejarnos o para opinar, primero hay que hacer y participar. Se requiere un mínimo esfuerzo. Les pido perdón de antemano porque este año los taladraré con estas cuestiones ya que no me cansaré de levantar estas banderas: ir a la cancha a bancar este difícil momento e ir a votar en noviembre, para tener el club que queremos y que nos merecemos, allá en lo más alto y reflotando el mote de ser una institución ejemplar.

EL HINCHA OPINA