domingo 19 DE noviembre, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

Pasivo por todos lados

martes 31 DE octubre, 2017
Por Pablo Rodriguez Denis

Uno da vueltas en la cama, repite 25 veces las jugadas, analiza minuciosamente qué fue lo que fallé, discute enérgicamente con cada fortinero que se cruza en el laburo, en el colegio, en el bar y hasta por la calle. Y no hay caso, che. Resulta imposible explicar la bipolaridad de este Vélez que, en La Plata, mostró sin dudas una de las peores caras de los últimos tiempos. Y eso ya es mucho, eh.

Porque la eliminación de la Copa Argentina dolió, sí. Pero al menos –AL MENOS- el equipo fue protagonista absoluto del juego. Dominó a su antojo el trámite y no pudo quebrar el cero por impericia en algún caso, mala suerte en otro y vaya uno a saber qué más. O fue protagonista hasta que quiso el DT, que faltando mucho por jugar, con el equipo completamente dominador y con un hombre más, decidió sacar al 9, que se había cansado de ganar espacios, tirar diagonales y volver locos a los defensores rivales, para poner a un tipo que dista mucho de aquel que supo brillar en Liniers y que hoy se asemeja más a Tito, el que llamamos los fines de semana para jugar fulbito con amigos (después de que se caigan otras 6 opciones).

Pero ésa es harina de otro costal. Sin su “motorcito”, Santiago Cáseres, el Vélez de Omar De Felippe dio en el Bosque una actuación que rozó el papelón. O en realidad lo fue, para qué los eufemismos.

Jugadores limitadísimos técnicamente que siguen teniendo oportunidades, errores burdos en momentos claves del partido, un DT completamente perdido que saca y pone jugadores sin ningún tipo de lógica o patrón. ¿El resultado? Un 4 a 0 ante un equipo que venía de ser goleado y que no había ganado aún de local. Un papelón.

Y duele perder. Sí, claro. Siempre duele perder. Pero duele más que Vélez no sepa perder. Mirá, hacé memoria y me vas a dar la razón. Revisá las derrotas de Vélez en los últimos dos años y tratá de rescatar las “dignas”, en las que se perdió pero te fuiste con la sensación de “bueno, no estuvo tan mal”. ¿Contaste? Si llegaste a completar los dedos de una mano estás siendo demasiado benévolo.

Aunque suene ilógico, desde este lugar no se pide la renuncia del DT, ya que una intempestiva salida sería la desidia misma y acarraría el mismo manotazo de ahogado de siempre para intentar conseguir a alguien que se quiera hacer cargo de este barco a la deriva. No. De Felippe debe seguir. Al menos hasta el fin de esta etapa del torneo, cuando las aguas se aquietarán al menos un poco y será algo menos tortuoso barajar y dar de nuevo.

La idea de estas líneas no era descubrir nada ni intentar volcar las soluciones que necesita este Vélez para salir a flote. Ni siquiera sé bien cuál es la idea de estas líneas. Al menos el balance dio perfecto y el famoso “Campeonato Económico” lo ganamos por goleada. ¿Qué? ¿Tampoco eso? Ah, listo. 

EL HINCHA OPINA