miércoles 26 DE abril, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

El peor final

lunes 19 DE diciembre, 2016
Por Mariana Rodriguez Vimo
Caras que dicen todo tras la derrota. (Foto: Prensa Vélez)

Sí. El peor final para el primer semestre de este campeonato 2016-2017. Vélez tiró por la borda todo lo hecho en las últimas jornadas al perder con Arsenal, el equipo más flojo del torneo y que hasta ayer no había ganado.

El partido ante el equipo de Sarandí lo perdió la dirigencia, el cuerpo técnico y los jugadores. También hay que reconocer que el pito fue un desastre: no debió cobrar el segundo gol de Arsenal, no sancionó un claro penal a Barcos, y el encuentro de estos dos equipos que se jugaban mucho, le quedó muy grande y no estuvo a la altura de las circunstancia. Pero no nos engañemos ni nos dejemos engañar, no nos quedemos sólo con eso, este equipo no necesita árbitros q lo "tiren al bombo", porque desde lo futbolístico no hace nada para revertir lo que le toca.

Lo que se vio en cancha de Arsenal fue paupérrimo y trataré de desmenuzarlo para explicar por qué digo que las tres patas de la mesa perdieron este partido. Se pudo ver dirigentes colgados de la baranda de la platea insultando al árbitro, actitud lamentable y tribunera. Vayan a gritar y patear escritorios a la AFA. Háganse fuertes ahí, presionen y no permitan que nos pongan un referí casi debutante (arbitró el empate entre Unión y Aldosivi, 3-3, por la sexta fecha del torneo de primera división 2015); trabajen a conciencia, busquen la manera de traer dos refuerzos de jerarquía y hagan fuerza para que habiliten un cupo mayor a dos incorporaciones porque con dos refuerzos solos no haremos diferencia.

Con respecto al cuerpo técnico, considero que los cambios no fueron acertados. De Felippe sacó primero a Matías Vargas, que es el único que pide la pelota y se muestra siempre, para el ingreso de Hernán Barcos. ¿Qué fácil es sacar a los más jóvenes, no? Basta de este planteo de jugar con Pavone solo. Vélez necesita dos delanteros arriba y un buen armador de juego para que la pelota les llegue. Hasta ahora la mejoría futbolística fue mínima, y si bien se evidencia el gran cambio desde lo físico, no es suficiente.

En conferencia de prensa, Omar De Felippe aseguró que se le cruzó por la cabeza renunciar, pero que es duro y que la va a pelear hasta que se quede sin agua. Me parece bárbara la sinceridad, pero yo desde mi humilde opinión y de cara a una pretemporada, le pido que analice muy bien la situación, porque sería muy perjudicial para el club que decida quedarse, elija los refuerzos, decida qué jugadores no serán tenidos en cuenta, haga la pretemporada, para luego quedarse sin agua en la segunda fecha de la última parte de este torneo, teniendo en cuenta la seguidilla que nos toca: Estudiantes (LP); Newells; Huracán, Independiente y Boca. Es mi deseo que se quede, que trabaje, que haga una excelente pretemporada y que exija. Si, qué exija a la dirigencia y a los jugadores. Ya vivenciamos este año lo que es que un técnico pida refuerzos, planifique una pretemporada, y luego se vaya; dejando el equipo a la deriva y obligando al nuevo cuerpo técnico a  trabajar sobre la marcha del campeonato.

No obstante lo comentado hasta acá, los jugadores también tienen su cuota parte de responsabilidad. Y muy grande, porque muchos no se dan cuenta lo que se están jugando. No puedo destacar a ninguno. El mediocampo no paró a nadie; Desábato muy bajo y Canteros con su displicencia característica y sus lagunas. Te da un pase de cachetada y media vuelta con altísima calidad, pero después desaparece, no mete, no hace jugar al equipo. Es muy irregular, es así su esencia. Lo de Lautaro Gianetti no tiene explicación, cuanta inmadurez, ingenuidad y torpeza. Si bien para mí, no toca al jugador contrario, fue todo pelota; viene corriendo a toda velocidad y se tira con las dos piernas para adelante en una marcada actitud temeraria, en una cancha mojada. Estaba amonestado, y había zafado de otra amarilla en el mismo sector que la primera. Braian Cufré, que se juega mucho al ataque pero se olvida de volver, dejando muy expuesto a Gianetti que lo tuvo que cubrir en varias oportunidades y lo que causó la primera amarilla del central. Y también, un partido para el olvido de Fabián Cubero, que en el primer gol el jugador de Arsenal que él estaba marcando, lo deja parado como un poste cerca del banderín del corner, lo pasaron varias veces en la marca, y debió irse expulsado en el segundo tiempo con una terrible falta cerca del área porque ya estaba amonestado por protestar. Además un comentario aparte para Fabián Assmann que si bien sufrió un codazo en el segundo gol que Ejarque no debió haber convalidado, sigue sin dar seguridad y duda al salir. Este Vélez necesita un arquero que sea fuerte, con determinación, que se plante, que saque al equipo para adelante, que de seguridad, que salga a romper arriba en cada pelota, y lamentablemente, Assmann está muy lejos de ello. No voy a seguir, porque no es mi tarea hacer el 1x1 del rendimiento de los jugadores. Me quedo con el mal funcionamiento de los mencionados. De algo no tengo dudas, en Sarandí desaprobaron todos.

Sinceramente estoy decepcionada y no sé cómo gritar que reaccionen. Nos vamos al receso en el puesto veintitrés de los promedios, tabla desconocida por algunos e ignorada por otros. REACCIONEMOS! Vélez termina el año con el peor final posible. Ahora solo queda esperar que los dirigentes tengan las incorporaciones y que sean de jerarquía, antes del 3 de enero para que la pretemporada arranque con el plantel en su totalidad ya conformado. En la actualidad hay jugadores que no se entiende por qué se los banca, como el caso de Iván Bella que no debe ganar poco dinero y no es tenido en cuenta; y como contra parte, se les pide a jugadores jóvenes, que hicieron la pretemporada pasada con el primer equipo y demostraron tener calidad, que se busquen club. Paradojas de este presente de Vélez. El cuerpo técnico deberá trabajar mucho para encontrar el equipo, y así de una buena vez, poder sumar y lograr una regularidad en el juego. Qué tenga las agallas para poner en cancha a los que mejor están y que realmente quieran sacar esta situación adelante. Los jugadores, que hagan un mea culpa, y que afronten que es un momento complicado y deberán dejar todo en la cancha. La actitud no se negocia.

Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, tres patas de la mesa que están desvencijadas. Reflexionen, trabajen y reaccionen. Busquen soluciones, urgente. De ustedes depende que Vélez pueda salir adelante.

EL HINCHA OPINA