domingo 24 DE septiembre, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

DALEFORTíN

Del Corazón, al Mundo

domingo 13 DE agosto, 2017
Por Ramiro Garcia

No nació ni en Liniers ni en Villa Luro, ni tampoco fue una herencia llevar la V azulada, pero su corazón es fortinero y lo llevó por todos los rincones de América.

En noviembre de 2012, mientras las personas esperaban el famoso “fin del mundo” que tanto había anunciado el pueblo Maya, un joven hincha de Vélez decidió dejar su trabajo, su casa y rutina laboral para recorrer América, bajo el nombre “Rutas Salvajes”. 

Su nombre es Franco Busso, y junto a Clarita, una Volkswagen Kombi de 1985, comenzó el viaje desde Buenos Aires hasta Ushuaia, que sería el punto de partida para encarar hasta el objetivo final: Alaska.

Su familia nunca fue muy futbolera, Franco explica cómo el recorrido lo hizo hincha de Vélez Creo que cuando tenía 6 años mi viejo estaba viendo a River y me enamoré de los azules. Me compraron la casaca azul y mi viejo me empezó a llevar al Amalfitani. Vivíamos en Bella Vista. Allí, Franco Busso tenía su amigo, fiel, que por años fue su compañero de tribuna. Juntos comenzaron a frecuentar cada vez más seguido la cancha de Vélez, y hasta comenzaron a seguirlo de visitante, pero Franco destaca el viaje que emprendió con su hermana a San Juan, para seguir al Fortín, Pensé que me iba a matar por semejante viaje, pero la mina feliz.” Claramente, el espíritu viajero y el corazón fortinero están bien presentes en él. 

Franco se describe, en ese entonces, como un joven muy complicado. Su momento de paz comenzaba una vez arriba del colectivo, yendo a la cancha a ver a Vélez. Vélez no era sólo mi club, mi pasión por el fútbol, sino que también era mi refugio.”

En el 2012, Vélez Sarsfield vuelve a coronarse campeón de la mano de Ricardo “el Tigre” Gareca, venciendo a Unión por 2 a 0 con un doblete del Chucky Ferreyra. Franco no se lo pudo perder, y sin decir nada a nadie, dejó a Clarita en Puerto Madryn (donde ya había visto el partido frente a AllBoys con la peña velezana de Madryn) y se fue a dedo hasta Liniers. Después de una tarde perfecta y dar la vuelta en el césped del Amalfitani, volvió por la misma vía a buscar a su querida Kombi.

Partió viaje y llegó a Ushuaia. De allí el camino sería duro, pero lleno de amistades.

La necesidad económica lo llevó a convertir a Clarita en un Food-Truck, vendiendo lomitos como la especialidad bien argentina. El proceso le llevó casi un año, en Paraguay, donde estrenó el “puesto de comida” en la plaza del barrio. Además, Franco vendió todo tipo de merchandising oficial de Rutas Salvajes. Todo esto y diversos empleos temporales que surgieron en el camino fueron la base monetaria de Franco, y su compañera rusa que se sumó al viaje en el camino, para recorrer el continente.

En Brasil, para el mundial 2014, Franco Busso se vio beneficiado por llevar la V azulada. Luego de estar en un puesto comercial turístico en Copacabana y que los policías lo echen del lugar, Franco fue a un bar, en busca de conexión a internet. Franco cuenta: Se me acercan dos locos a preguntar: ¿Que haces acá? ¿De dónde sos? ¿Por quién torces? Etc. ¡Cuando les dije ‘VÉLEZ!' no me creyeron, entonces les mostré mi fondo de pantalla del pc, que es de Vélez. No lo podían creer. Ellos eran del Fluminense, y ahí hicimos amistad eterna.” Agrega: Vimos los partidos de Brasil y Argentina juntos, y ahora nadie me lo crea, lloraron cuando Argentina perdió con Alemania. Si, lloraron. Hicimos una amistad que hasta hoy seguimos en grupo de whatsapp 'tri fortineros'. Fuimos a la cancha de Fluminense, y también al maracaná a ver al flu después del mundial. Muchas camisetas de Vélez también ahí.” La hermandad entre Vélez y Fluminense no es ninguna novedad, más de una vez hemos visto las banderas “Young Flu” en Vélez o esa icónica bandera que va de Brasil a Argentina sin parar que resalta “Más que amigos, hermanos”.

Pero Brasil no fuel único lugar con simpatizantes del Fortín. En Oruro, Bolivia, la gente de San José recibió con brazos abiertos a Franco. En Chile lo mismo ocurrió con la gente de Santiago Morning y hasta en El Salvador: “La muchachada de Volkswagen me recibió y me preguntaban por el futbol en argentina. ¡Cuando les dije que era de Vélez me dijeron ‘VELEZ SARSFIELD!' y ahí les traje la bandera, nos pusimos un lindo pedo todos juntos con la bandera de Vélez detrás”

Hoy Franco, la rusa y Clarita, están en Alaska, cumplieron su objetivo luego de 5 años de travesía, y planean llevar este sueño a fronteras que parecerían inalcanzables, al menos por cuenta propia. Intentarán cruzar al viejo continente, con el sueño de llevar a Clarita al mundial de Rusia 2018. “Imaginate, la kombi de Argentina, con los colores argentinos en cada estadio donde juegue la selección. Es utópico, pero hemos superado tantos imposibles, que uno mas no cuesta nada.”

Un corazón viajero, argentino y fortinero necesita ayuda para este hermoso objetivo, del que todos pueden ser parte aportando lo que puedan. Un sponsor sería la solución a sus problemas y la base para cumplir su sueño.

Su pasión por Vélez no cesó ni lo hará. Ya volveremos a ver a Franco en la tribuna del Amalfitani y quien sabe, a Clarita.

Mi compañera rusa ya sabe, Vélez, Clarita (Kombi) y después lo que quieran...”


Producción General: Mercedes "Tete" Serrago

 

Entrá a www.dalefortin.com.ar y conocé la historia de Franco Busso.

Una publicación compartida de dalefortin (@dalefortincomar) el

EL HINCHA OPINA