martes 25 DE julio, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

Con pena y sin gloria

viernes 26 DE mayo, 2017
Por Mariana Rodriguez Vimo
Delgadillo, autor del gol en Formosa. (@Velez)

Lamentable. Cuando uno cree que no se puede estar peor, tiene que presenciar el partido de anoche ante Leandro N. Alem, para recibir una cachetada, un baño de realidad sobre la penosa actualidad de nuestro club. Después de escuchar hace tiempo a un alto dirigente de Vélez asegurar que no nos había superado ningún rival, ironía del destino o una confabulación del universo en su contra, hace que nos encontremos nuevamente frente a un capítulo que refuta esos dichos, porque Vélez fue superado ampliamente por un rival de la Primera D, por jugadores que no viven de su sueldo como futbolistas, pero a contrario de nuestros jugadores, ayer salieron a dejar todo en la cancha y a jugar un partido como hay que jugarlo.

No nos engañemos, el equipo de ayer no fue ni alternativo, ni la reserva, ni los pibes. Dudo que pueda llamarse equipo a lo que vimos anoche y retomando la idea, la mayoría de los once jugadores que salieron a disputar el partido, hasta hace poco tiempo, eran titulares en primera y muchos de ellos con muchos años de profesionalismo, como ser: Assmann, Nasuti, Bella, Canteros, Díaz. No obstante eso, la actuación de ayer fue paupérrima. 

El primer tiempo, fue claramente con superioridad para “los lecheros” que tuvieron al menos seis situaciones de gol y lamentablemente para ellos, en la única llegada clara de Vélez, Delgadillo convirtió el gol. Al margen de terminar el primer tiempo con ventaja, lo de Vélez fue muy flojo, donde no hubo ni siquiera individualidades para destacar por alguna acción concreta. Era un partido de posibilidades para muchos, para esos relegados del equipo titular, que ayer podían demostrar al menos las ganas, el amor propio, la garra de querer revertir esta situación, de mostrarle al técnico y al pueblo fortinero que están para pelearla, pero no. 

Muchos de los jugadores que integraron anoche el once titular (me resisto a llamarlo equipo) están a un paso de irse y anoche tenían dos posibilidades: O bien, hacían un buen partido y se llevaban una clara victoria para despedirse decorosamente de su paso por el club; o bien, como saben que ya se van, que en junio se termina su contrato, no hacen nada, no les importa nada y ¿adivinen qué hicieron? Jugamos con varios jugadores menos. Héctor Canteros estuvo parado todo el partido y sin participar por largos ratos del juego; por su parte, Gonzalo Díaz ayer tuvo uno de sus peores partidos, porque casi no atacó y lo poco que intentó quedó en la nada y defendiendo el embate de Alem, fue un desastre. Y otro para destacar por su inacción, fue Iván Bella, sobre el cual muchos aún nos preguntamos, para qué lo repatriaron, y luego, por qué Omar De Felippe lo mantuvo. No nos vengan con el tema de la deuda del contrato, y bla bla bla porque haberlo mantenido estos años no fue barato y no nos sirvió para nada; y el técnico que dijo, si mal no recuerdo, que lo quería recuperar; también en eso fallo. El único rescatable anoche fue Fabian Assmann que cumplió.

Así  las cosas, muchos pensamos que todo el desgaste que habían sufrido los jugadores contrarios en el primer tiempo, lo sentirían mucho en el segundo y ahí Vélez mostraría su chapa de equipo de Primera División y marcaría la diferencia, convirtiendo varios goles. Ahora, con el resultado puesto, vemos que eso era una real utopía, porque en el segundo tiempo, Alem siguió manejando la pelota, el partido y tuvo varias situaciones. Si bien sintieron el cansancio, aguantaron bastante y Vélez no pudo hacer diferencia aunque tuvo tres situaciones claras, dos de la mano de Maximiliano Romero y una de Nicolás Dominguez.

No hay mucho para hablar de lo visto anoche, entre un equipo que salió a jugar, fue al frente, buscó ganar, tuvo dignidad, valentía y amor propio; y un rejuntado de jugadores que dieron pena y a pesar de ganar el partido se fueron sin gloria. Y vale decir que esos once, no fueron un rejuntado que no se conocían o no sabían lo que era jugar juntos, sino que jugaron muchos partidos y se conocen mucho, y así y todo, no pudieron hacer nada. Muy penoso todo.

Y para rematarla, hay que decir que muchos de esos once de anoche al que sigo sin querer llamarlo equipo, son incorporaciones de esta gestión que tanto pregonan el saneamiento del club: Assmann, Nasuti, Bella, Canteros, Díaz. Hoy todos a un paso de irse por su mal rendimiento y relegados sin formar parte del once titular que intenta sumar puntos en el campeonato. Después de estos años al mando del club, después de dieciséis incorporaciones casi todas fallidas, y que obviamente le implican erogaciones al club, y viendo la relación precio y calidad, ¿aún piensan que esta comisión directiva ganó el campeonato económico o que al menos intentó pelearlo?

Qué vergüenza siento. ¡Qué papelón! Hoy hubiese salido a la calle con una bolsa de papel tapándome la cabeza, porque casi quedamos afuera de la Copa Argentina con un equipo de Primera D, que si bien fue un dignísimo rival, a priori la diferencia de categoría era notoria, ya hasta mirando la vestimenta de los jugadores de ambos equipos. Los de Alem con casacas y pantalones muy holgados, no como las casacas al cuerpo que vestían los nuestros. Carlos Cordone, había declarado que la diferencia de categoría ya se veía si un jugador de Alem y uno de Vélez mostraban el abdomen. Hoy, tengo que felicitarlo al técnico de Alem porque él eligió en una prueba a estos jugadores hace un año, y consiguió formar un equipo, que ayer nos hizo un partidazo y que va puntero en su división.

Por nuestra parte, los jugadores que estuvieron en cancha anoche tendrían que tener un poco de humildad y al terminar el partido, haber saludado, haber aplaudido a la gente que los acompañó y retirarse al vestuario sin sacarse la foto con el cheque. Hagan un poco de autocrítica, sean recatados, sumisos, agachen la cabeza y en un acto de decoro, donen ese dinero a gente que lo necesita y lo merece porque si anoche no hubo un merecedor del triunfo, muy a mi pesar, lamentablemente, ese, fue Vélez.

EL HINCHA OPINA