miércoles 26 DE abril, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

COLUMNA DE OPINIóN

A Vélez el segundo tiempo le sienta bien

domingo 11 DE diciembre, 2016
Por Mariana Rodriguez Vimo
Mariano Pavone, autor del segundo gol en pleno festejo. (foto: Prensa Vélez)

¡Vamos Vélez! Permítanme este grito de desahogo. Seguimos con la racha, seguimos sumando y esta victoria convalida los dos empates de visitante y les da un valor especial. De nada hubiese servido, sumar afuera dos puntos si el equipo no lograba refrendar eso, con un triunfo de local. Vélez se enfrentó a un Atlético Rafaela que dejó muy lejos y en el tiempo, el gran partido que hizo en el monumental ante River, y fue un deslucido rival.

 Dicho eso y pasando al análisis fino del partido, el primer tiempo fue tristísimo. Vélez arrancó con más ganas que el rival, pero a los quince minutos, se pinchó y permitió que Atlético Rafaela se venga, avance. No obstante eso, el mal primer tiempo les cabe a ambos equipos. Fue todo muy aburrido, con pocas chances, muy indeciso. Vélez en esos primeros minutos, intentaba con Matías Vargas que busca tocar y jugar; y con Héctor Canteros como conductor, aunque con mucha imprecisión.

Nos fuimos al entretiempo sintiendo un deja vú de partidos pasados, con muy malos primeros tiempos, con incertidumbre al ver más de lo mismo; pensado en cómo remontar esta situación, y esperando que Omar De Felippe de algunas indicaciones y haga algunos cambios que generen una reacción en el equipo.

Algo de eso pasó, porque Vélez salió a jugar el segundo tiempo con una actitud recargada, más dinámico, triangulando, tocando y en un torbellino de cinco minutos, convirtió dos goles. Algo impensado viendo la anemia de goles que el equipo viene teniendo y luego de un primer tiempo tan pobre.

La defensa sigue haciéndonos sufrir, generalmente cuando marca, cuando hacen relevos, o en el mano a mano. Sin dudas, es un punto flojo; aunque individualmente no han estado tan mal. Nasuti se va afianzando, y si bien cometió errores, no fueron de gravedad, y coronó su mejoría con el primer gol; Gianetti que sigue pisando fuerte y sin desentonar; Brian Cufré que ratifica por qué está ganándose el puesto partido tras partido. Sube constantemente intentando jugar, se asocia con Canteros y con Díaz; triangula y descarga, siendo uno de los mejores de este partido con la asistencia en el gol de Pavone. Tal vez, lo más flojo de la defensa pero poniendo mucha garra: Fabián Cubero, al que se lo vio muy volcado al ataque sobre todo en el segundo tiempo; situación que lo hace quedar muy expuesto a la hora de marcar.

Si hablamos de defensa, otro punto importante para destacar es haber logrado en tres partidos consecutivos, terminar el encuentro sin goles en contra con una gran actuación de Fabián Assmann, que aunque se lo ve dubitativo al salir, sacó tres pelotas muy difíciles. Cumplió cuando se lo necesitó.

Se ve una gran mejora en lo físico. Los jugadores están corriendo mucho más y generando un gran desgaste, como ser el de Diego Zabala, que nuevamente fue funcional al equipo y tuvo una muy buena actuación; o el caso de Díaz, que siendo bastante resistido, intenta constantemente, es fuerte en el mano a mano, logra desbordar y tirar centros. Ayer pateó el corner del gol de Nasuti, no obstante eso debería patear más al arco y seguir intentando. Ya le va a salir.

Omar De Felippe estuvo correcto con los cambios, buscando darle un poco de aire al equipo en una tarde agobiante: Alvarenga por Vargas, Barcos por Pavone, y el ingreso después de mucho tiempo al equipo titular de Yamil Asad por Diego Zabala. Si bien, Asad no ha tenido buenas actuaciones en los últimos partidos que jugó; en este contexto, con un equipo que va mejorando, más armado, puede sumar, brindar algo distinto, ser un buen recambio. Es mi opinión, él lo tendrá que demostrar adentro de la cancha.

Vélez aprobó el primero de los dos exámenes finales. Hizo lo que tenía que hacer, a pesar de un primer tiempo para el olvido, reaccionó y se quedó con los tres puntos. Ahora, sólo resta el último paso de este año, el próximo domingo ante Arsenal, tal vez el rival más flojo de este campeonato. Sería una gran levantada desde lo anímico, poder ganar en Sarandí y conseguir la primera victoria de visitante. Otra vez De Felippe, deberá rearmar la defensa ante la falta en la zaga central de Cristian Nasuti que llegó a la quinta amarilla. Ojala, el encuentro sea con público de ambos equipos, así nuevamente la gente del fortín, dirá presente y bancará este momento, porque lo único que en este tiempo no desentona es la gente.

EL HINCHA OPINA