sábado 27 DE mayo, 2017.LINIERS, ARGENTINA.

DALEFORTíN

21 años del golazo de Chilavert a Burgos

martes 21 DE marzo, 2017
Por Matias Kamin

Francescoli toca para un lado y va a buscar por el otro, dejando a Bassedas en el piso. La pelota le queda larga y Cardozo gana la posición, recibiendo una durísima falta del talentoso 10 de River Plate. El pacha no se levanta. Bassedas se acerca a verlo, agarra la pelota y la deja tirada, ahí cerquita, a un costado. Mastrángelo, de camiseta bordó, caminaba a ver al jugador de Vélez caído en el piso. Cualquiera hubiera pensado que el monstruo salía corriendo para pedir la expulsión del Enzo.

Pero no. José Luis Felix Chilavert salía disparado del arco para seguir escribiendo su historia grande en el fútbol mundial. Él solo pudo ver a Burgos adelantado, aprovechando el parate de la jugada para conversar con sus defensores. Él solo pudo tener la convicción de correr 40 metros desde su arco, gritarle al árbitro que se agache para que no le vuele la cabeza y clavar un bombazo de 60 metros para hacer delirar al pueblo fortinero con uno de los goles más espectaculares que vimos en la historia.

Los hombres de camisetas azules salen a fundirse en un abrazo glorioso con el tipo que viste de negro y lleva un bulldog en el pecho. Se tiran al piso. Festejan. Nadie lo puede creer, salvo él. Vélez pasaba al frente por 2-1 sobre River, partido que terminaría 3-2 a favor del Fortín. El estadio entero corea el grito de guerra: “Chilavert; Chilavert; Chilavert”. El monstruo vuelve al arco, festeja con la tribuna y agradece al cielo por ayudarlo a soplar un poquito, solo un poquito, para que Burgos quede desparramado en el piso, habiendo sufrido al gran paraguayo. Todo es normal para él. Todo es lógico. ¡Chilavert todo lo podía!

EL HINCHA OPINA